Captura de pantalla en iOS 11

Una de las novedades de iOS 11 es la posibilidad de editar directamente las capturas de pantalla que hacemos de nuestros iPhone o iPad. Pero no solo eso. Ahora, además, podemos incluso grabar capturas en vídeo al tiempo que vamos ejecutando distintas acciones. Me temo que pronto vamos a ver muchos tutoriales en Youtube aprovechando esta fantástica característica.

Pero veamos cómo funciona.

En este artículo veremos cómo funciona la captura y edición de una pantalla estática. Fácil. A estas alturas todos sabemos que si pulsamos al mismo tiempo el botón de encendido/apagado y el botón de home, se captura en una imagen lo que aparece en la pantalla de nuestro dispositivo iOS, ya sea un iPhone o un iPad. Hasta ahora, esa imagen capturada se guardaba directamente en el carrete y teníamos que ir a Fotos para editarla.

Ahora, al pulsar esa misma combinación de teclas, aparece durante unos segundos una miniatura en la esquina inferior izquierda de la pantalla:

ios11 screen capture

Si no hacemos nada, la captura se guardará a los pocos segundos en Fotos, como siempre. Pero si pulsamos en la miniatura, iremos directamente a un editor de imágenes relativamente simple, pero potente, que nos permitirá utilizar distintos tipos de lápices y colores para marcar la imagen.

IMG_0134

Por si fuera poco, pulsando el botón + de abajo a la derecha, nos aparecen una serie de opciones que nos permiten añadir texto, firmar, flechas o diferentes figuras geométricas.

IMG_0141.jpg

También podemos usar el menú Compartir (arriba a la derecha) que como ya sabemos nos da la posibilidad de enviar la imagen por AirDrop, correo u otras aplicaciones. Y como novedad en iOS 11, guardarla en Archivos.

IMG_0140.jpg

Por último, una vez que hemos hecho los cambios que queríamos, podemos pulsar en el botón OK de la parte superior izquierda, lo que nos da la opción de guardar la imagen o borrarla.

Una de las cosas que he descubierto es que si haces varias capturas seguidas, las distintas imágenes se van añadiendo lateralmente y puedes pasar de una a otra deslizando el dedo por la parte inferior de la pantalla. Se ve mejor en la imagen inferior en la que se aprecia como aparece una imagen principal mientras la segunda “asoma” por la derecha.

IMG_0135.PNG

No sé a vosotros, pero esta nueva característica de iOS 11 me va a venir genial para este blog ya que me será más fácil marcar las capturas de pantallas para llamar vuestra atención sobre determinados elementos y que los tutoriales sean más claros.

En próximos días os explicaré cómo podemos capturar videos de la pantalla de nuestro iPhone o iPad.

Pues sí que es posible mejorar un iMac 5K

Aquí nos gusta mucho cacharrear y abrir los portátiles de Apple para poner más memoria o un disco SSD. Incluso nos hemos atrevido a abrir un iMac de 2007 para cambiar su disco duro, pero dudo mucho que jamás nos atrevamos a llevar a cabo las mejoras que ha hecho nuestro amigo Nelson, que se ha atrevido a abrir un iMac 27″ 5K para cambiarle el microprocesador, ampliar la RAM a 64Gb y cambiar el disco por un SSD de 2TB.

Mejor que lo veáis vosotros mismos

Vía Redmond Pie | How to upgrade a Base Model 5K iMac…

Haz una copia de seguridad de tus fotos de iCloud

Lo reconozco, soy un paranoico respecto a las copias de seguridad de las fotos, pero es que tengo más de 11.000 fotos que he hecho en los últimos 18 años desde que me compré mi primera cámara digital, una Sony Cybershot DSC-F1 que solo tenía 2 megapíxel y focal fija.

Guardo todas mis fotos en iCloud, tanto las hechas con el móvil como las que hago con la réflex, así que la fototeca ha ido creciendo tanto que ya hace varios años que pago 1€ al mes para poder tener 50 Gb de almacenamiento en iCloud.

Aunque los servicios de Apple son bastante seguros, no puedo evitar pensar en lo que pasaría si por cualquier razón me “desaparecieran” esas 11.000 fotos, esos recuerdos de 18 años. Así que por seguridad tengo todas mis fotos subidas también a Flickr y a Google Fotos. Y claro, todas las semanas hago una copia de seguridad de mi MacBook Air con SuperDuper.

Pero como en internet nada es eterno y puede que alguno de los servicios que utilizo acaben desapareciendo, lo mejor es tener una copia de seguridad de todas las fotos en un formato normal, que podamos manejar fácilmente e incluso llevarnos a otro sistema operativo. Así que vamos a ver cómo pasamos todas nuestras fotos de iCloud a JPEG y las guardamos en una carpeta del ordenador.

El proceso es bastante sencillo.

Entramos en Fotos de nuestro Mac. Selecciona Álbum/Todas las fotos que aparece en la columna de la izquierda. Nos mostrará todas las fotos que tenemos guardadas en iCloud.

Ahora vamos a seleccionar todas las fotos. Para ello, nos vamos a la primera foto de la fototeca y manteniendo la tecla SHIFT (⇧) pulsada, seleccionas la primera foto pulsando sobre ella con el botón izquierdo del ratón.

Sin soltar la tecla SHIFT te desplazas con el ratón hasta la última foto. Pulsa sobre la foto y verás como aparece un marco azul en todas las fotos. Ya puedes soltar SHIFT.

Una vez seleccionadas, vamos a exportarlas. En el menú de Fotos selecciona Archivo / Exportar / Exportar original sin modificar para xxxx ítems...

Captura de pantalla 2017-07-08 13.26.40

Con esto conseguiremos que Fotos nos copie todas nuestras fotos en el formato original, respetando tamaño y resolución.

A continuación nos aparecen las siguientes opciones:

Captura de pantalla 2017-07-09 11.12.45

que nos permiten poner un nombre de archivo secuencial u organizar las carpetas por el nombre del evento. Mejor dejarlas como están y pulsar Exportar para que te salga el selector de archivos y definir dónde quieres guardar las imágenes. Lo mejor es crear una nueva carpeta en el escritorio y pulsar Exportar originales.

Captura de pantalla 2017-07-09 11.14.14

Según el número de fotos que tengas, el proceso será más o menos largo. Pero al final tendrás una carpeta en tu escritorio que contendrá todas tus fotos de iCloud en formato jpeg y con sus dimensiones y resolución original.

Mi recomendación es que grabes esa carpeta en un disco duro externo o en un USB y lo guardes en lugar seguro. Si eres más paranoico que yo, te puedes llevar ese USB a otra casa y así te asegura de que un desastre no estropeará tu ordenador y las copias que tienes.

Cómo actualizar un ordenador antiguo a macOS Sierra

Lo he vivido en mis propias carnes. El disco SSD del MacBook Pro 15.4″ de 2010 se estropeó y hubo que cambiarlo por uno nuevo. Sin copia de seguridad, lo más efectivo era reinstalar con los discos originales e ir actualizando hasta macOS Sierra.

Macbook pro open
MacBook Pro enseñando las tripas

La teoría es sencilla, pero la realidad es otra. Los discos originales del MacBook Pro tienen macOS 10.6 Snow Leopard y esa versión ni siquiera daba la posibilidad de actualizar el sistema operativo a través de la App Store, sino que había que hacerlo con la opción “Actualización de software” (os acordáis?)

Usando dicha opción y tras sucesivas actualizaciones podemos llegar hasta la versión 10.6.8, a partir de la cual ya se puede actualizar con la AppStore. Pero cosas de Apple, al ir a actualizar directamente a Sierra te obliga a que como mínimo tengas macOS 10.7.5 Lion instalado:

sierra

Esto no debería ser un problema, pero es imposible encontrar las versiones anteriores del sistema operativo de Apple. Ni Lion, ni Mavericks, ni Yosemite, ni El Capitán… nada, solo aparece macOS Sierra. Y entonces ¿qué hacemos?

Pues después de mucho buscar, hemos encontrado un artículo en la web de soporte de Apple en la que nos indica que podemos ir a la opción “Comprado” de la AppStore y allí aparecen los sistemas operativos que fuimos actualizando en el pasado. La mejor opción es descargarse directamente El Capitán.

sierra2

Tras bajarse los más de 6 Gb que ocupa, el proceso de actualización a macOS El Capitán se inicia automáticamente:

elcapitan

Una vez terminado, ya puedes ir a la AppStore y actualizar a macOS Sierra sin ningún problema, siempre y cuando tu Mac cumpla los requisitos para ejecutar Sierra.

Y después te bajas SuperDuper y haces una copia de seguridad de tu disco duro para evitar tener que volver a repetir este tedioso proceso.

Instala varias cuentas de DropBox en tu Mac

logo

Utilizo mucho Dropbox. Lo uso para compartir ficheros con amigos, para tener mis archivos de trabajo disponibles desde cualquier sitio, para evitar tener que llevar un disco USB siempre en el bolsillo…

Con tanta actividad, los 2GB que te da Dropbox se acaban quedando cortos. Cierto es que si al darte de alta en DropBox, acabas el tutorial, te regalan 250MB adicionales (gracias @maeltj). Además, si ya eres usuario e invitas a alguien usando tu código de afiliado y éste acepta y se instala Dropbox, ambos conseguiréis otros 250MB (gracias @phroc). Pulsa aquí para darte de alta en Dropbox con mi código y ambos tendremos 250MB más.

Sin embargo, no es suficiente. Así que pensé que podría crear otra cuenta de Dropbox y ya de paso, poder separar las cosas personales de las profesionales. Pero lo malo es que Dropbox no lo permite. O lo configuras para una cuenta o para la otra, pero en teoría, no puedes usar ambas al tiempo. Si que se podría usar una a través del cliente normal y otra a través de la interface web (gracias @_maty), pero no es la solución más cómoda.

Así que lancé la pregunta en twitter y me aconsejaron algunas de las respuestas que os he indicado, pero todos decían que era imposible tener 2 cuentas activas en el mismo ordenador. Bueno, todos, no. @irre10 acabó llegando a la misma solución que yo y consiguió instalar 2 Dropbox con 2 cuentas diferentes en el mismo ordenador.

Veamos cómo se hace:

En primer lugar, tienes que crear una cuenta nueva en Dropbox con una dirección de correo diferente a la que ya tuvieras registrada en Dropbox. Si ya eres usuario y estás pensando “autoinvitarte” olvídalo porque Dropbox lo detecta y no te da los 250MB.

Una vez creada la cuenta, abre Terminal y teclea lo siguiente:

mkdir -p /Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/

y pulsa Intro.

Luego escribe (o mejor, cortas y pegas):

cat <<EOF >/Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/Info.plist
<?xml version="1.0" encoding="UTF-8"?>
<!DOCTYPE plist PUBLIC "-//Apple//DTD PLIST 1.0//EN" "http://www.apple.com/DTDs/PropertyList-1.0.dtd">
<plist version="1.0">
<dict>
    <key>CFBundlePackageType</key>
    <string>APPL</string>
    <key>CFBundleExecutable</key>
    <string>DropboxAltStarter</string>
    <key>LSUIElement</key>
    <string>1</string>
</dict>
</plist>
EOF

y pulsa Intro.

A continuación, debes escribir (o cortar y pegar):

cat <<EOF >/Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/DropboxAltStarter
#!/bin/bash
# Assumes you have Dropbox in /Applications
HOME=/Users/$USER/.dropbox-alt /Applications/Dropbox.app/Contents/MacOS/Dropbox
EOF

y pulsar Intro.

Por último, añade este comando:

chmod 755 /Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/DropboxAltStarter

Con esto, lo que hemos hecho ha sido crear una segunda aplicación de DropBox llamada DropboxAltStarter y ‘engañarla’ para que crea que el directorio donde almacena los fichero es otro distinto al que donde, por defecto, el DropBox original guarda los archivos.

Ahora nos queda un último paso y es indicar que DropboxAltStarter se debe ejecutar al arrancar el Mac. Para eso nos vamos a /Preferencias del Sistema/Cuentas/Arranque y pulsamos en el símbolo + que aparece baja la lista de aplicaciones.

Nos saldrá el diálogo para seleccionar la aplicación que queremos añadir. Buscamos en el directorio Applications y seleccionamos DropBoxAltStarter:

dropbox1

Pulsamos en Añadir y comprobamos que tanto Dropbox como DropboxAltStarter están en la lista de aplicaciones que se ejecutarán al arrancar nuestro Mac:

dropbox2

Ya está. Ahora sólo tienes que Reiniciar tu Mac y al arrancar te aparecerá el proceso de instalación de Dropbox. Indica que ya tienes una cuenta e introduce los datos de la cuenta nueva que has creado al principio. Al acabar el proceso, verás que aparecen 2 iconos de Dropbox, uno para cada cuenta.

Si quieres diferenciarlos, puedes ir a las preferencias de Dropbox e indicar que uno de ellos use el “estilo Leopard” que pone el icono en blanco y negro:

dropbox3

Más información en el wiki de Dropbox

Activa la lectura/escritura de discos NTFS en Snow Leopard

Navegando por los foros de MacRumors, me he encontrado un post muy interesante que habla del uso del sistema de ficheros NTFS que incluye Snow Leopard.

NTFS es el sistema de ficheros que se usa en Windows, así que los que tengáis alguna versión de del sistema operativo de Microsoft instalada en vuestro Mac con BootCamp, ya sabréis que podéis leer los fichero que hay en la partición Windows, pero no escribir ni modificar. Puede que también os haya pasado con disco duros externos, que normalmente vienen formateados en NTFS y tenemos el mismo problema para escribir en ellos.

ntfs1

Hasta Snow Leopard, podíamos usar Paragon NTFS for Mac para escribir en discos formateados en NTFS, pero es comercial y cuesta USD $19.95.

Sin embargo, las primeras betas de Snow Leopard incluían soporte de lectura/escritura en NTFS, pero sin saber muy bien la razón, desapareció en la versión final.

En el post de MacRumors, explican que el soporte NTFS sigue existiendo en Snow Leopard y la forma de activarlo es “relativamente” sencilla. Recuerda que si tienes instalado Paragon NTFS u otra aplicación similar, tienes que desactivarla primero.

Abrimos la Terminal (/Aplicaciones/Utilidades o busca en Spotlight) y teclea:

diskutil info /Volumes/volume_name, siendo volume_name el nombre del disco NTFS, por ejemplo, si lo quieres hacer con el disco de BootCamp, teclea:

diskutil info /Volumes/Untitled

Verás que te aparece un montón de información. Busca el Volume UUID y copia todos los números:

ntfs2

Ahora escribe en la teminal lo siguiente:

sudo nano /etc/fstab

lo que hará que se abra un pequeño editor de textos para modificar el fichero /etc/fstab.

En el editor, escribe UUID=(volume UUID) none ntfs rw sustituyendo (volumen UUID) por la lista de número que has copiado antes. Quedaría así:

ntfs3

Para guardar el fichero pulsa Ctrl-X y luego Y y luego Intro, con lo que volveremos al prompt del sistema.

Apaga y enciende el ordenador y a partir de ese momento, Snow Leopard te permitirá leer y escribir en el disco NTFS que has modificado.

También he leído en Applesfera que hay una aplicación llamada NTFS Mounter que facilita el proceso, así que si no os atrevéis con la Terminal, esa también puede ser una buena opción.

Cómo solucionar problemas en la batería de tu MacBook

Mi Macbook (del 2007) está casi siempre conectado a la red eléctrica así que una vez al mes, más o menos, dedico un día a calibrar la batería para que esté en buen estado. Casi hace 2 años que la batería original del MacBook se me estropeó, así que la batería de sustitución tiene 23 meses y aún me da 3 horas de autonomía.

Sin embargo, este fin de semana, tras descargar la batería y volverla a cargar, me apareció un mensaje diciendo que tenía que reparar la batería (no caí en la cuenta de capturar la imagen) y a pesar de llevar 5 horas conectado, el piloto del Magsafe seguía en naranja, indicando que aún estaba cargando:

bateria

(Gracias a José Luis Colmena por la imagen, que tuvo el mismo problema que yo, pero él si la capturó 🙂 )

No quise darle mucha importancia, así que desconecté el Mac de la corriente y ya está. Pero hoy al encender el Mac conectado a la corriente, me aparecía el texto de “calculando…” al lado de la batería y el piloto del Magsafe seguía en naranja.

Por si no lo sabéis, los Mac tienen un controlador de gestión del sistema llamado SMC (System Management Controller) que se encargar de administrar la energía del ordenador. Así que pensé que los problemas podrían venir de ahí. Existe una forma de reiniciar dicho controlador, lo que en la mayoría de los casos, suele solucionar los problemas.

Este sistema varía según el modelo de Macbook. En mi caso particular, es tan sencillo como apagar el portátil, desconectar todos periféricos conectados al ordenador y el adaptador de corriente y quitar la batería. Luego pulsamos el botón de encendido durante 5 segundos y volvemos a instalar la batería y conectar todos los dispositivos.

Gracias a este sistema, mi MacBook ya reconoce la carga de la batería y vuelve a funcionar correctamente.

Si tienes otro MacBook (o Air o Pro) más moderno o quieres saber más del SMC, te recomiendo que leas la nota de soporte de Apple. Seguro que en algún momento te puede ser útil.

Más información en Apple: Reestablecimiento del controlador de gestión del sistema (SMC)