Los problemas de Apple con la multitarea en iOS

Es algo extraño en Apple, pero no parecen dar con la tecla correcta a la hora de diseñar una gestión correcta de la multitarea en sus iPhone y iPad. Mientras que otras funcionalidad de iOS han estado claras desde el principio y se han mantenido estables y casi sin cambios (solo mejoras) desde el principio, parece que Apple sigue experimentando, sin demasiado éxito, cómo gestionar la multitarea en unos dispositivos que desde el inicio no están pensados para gestionar ventanas propias de un sistema operativo de escritorio.

La última propuesta de Apple con iOS 11 no me acaba de convencer. Es verdad que aún estamos en las primeras betas, pero tras usar el iPad y su nuevo centro de control durante un par de semanas, encuentro muchos fallos y un manejo poco intuitivo. Lo analizaremos más adelante. Antes veamos cómo hemos llegado hasta aquí.

Si recordáis, las primeras versiones de iOS no eran muy sofisticadas a la hora de cambiar /cerrar las diferentes apps. Había que pulsar 2 veces el botón de Home y nos aparecían las aplicaciones “abiertas”. Podíamos pulsar una de ellas y se nos abría. Para “cerrarlas” manteníamos el dedo en una de ellas y aparecía un símbolo de prohibido para ir cerrando las que no queríamos.

app-switcher

Un poco tosco, pero estábamos ante las primeras versiones de iOS y una multitarea un tanto primitiva. No vamos a entrar a discutir si la multitarea era real o si las aplicación consumían recursos cuando estaban en segundo plano.

Tuvimos que esperar hasta iOS7 que nos trajo una nueva forma de ver las apps abiertas, en la que cada aplicación se mostraba en una miniatura y podíamos movernos entre ellas desplazándonos con los dedos y cerrarlas “lanzando” la ventana hacia arriba.

image3

Aunque no era perfecto, parecía que Apple había encontrado el camino porque las siguientes versiones de iOS cambiaron poco, hasta la llegada de iOS 9 que enseñó algunos nuevos conceptos como Split View, que perfeccionó con la llegada de iOS10, o como Picture in Picture que nos dejaba ver una ventana flotante de vídeo mientras seguíamos trabajando con otras apps en el iPad.

El descenso constante en las ventas de iPad parece que ha obligado a Apple a posicionar la tableta más cerca de los ordenadores que de un dispositivo de entretenimiento. ¿Quién va a gastarse 800-1.000€ para navegar por internet, leer algún mail y ver series y películas? Para eso se quedará el modelo de iPad de siempre, cuyo precio está por debajo de los 400€ y no necesita de una gran sofisticación tecnológica.

Pero Apple es una empresa a la que le gusta innovar y demostrar que es capaz de hacer cosas que nadie había hecho: más delgado, más potente, más colores, más refresco de pantalla… Todas esas evoluciones tienen que ir al usuario que las demanda (y paga a precio alto), así que los modelos Pro se tienen que acercar más al usuario profesional que puede llegar a plantearse comprar un iPad Pro con su teclado y lápiz por el mismo precio de un MacBook Pro. Más ligero, más fácil de usar, sin virus… pero claro, un profesional necesita meter datos en Excel que está leyendo en un mail, o consultar una web para terminar de escribir un texto en Word. De ahí surge Split View, que nos permite tener en pantalla 2 apps ejecutándose simultáneamente! Verdadera multitarea por fin!

splitview

Eso sí, el sistema para cambiar la app que se ejecuta a la derecha de la pantalla ha sido una de las mayores chapuzas que ha hecho Apple en iOS. Se tardaba tanto en encontrar la app que querías usar que la mayoría de las veces era mejor ir a la Home y ejecutarla a pantalla completa.

how_to_split_view_on_ipad_-_app_selection_thumb

Y llegamos a iOS11, que como la propia Apple indica es “un gran paso para el iPhone. Un salto enorme para el iPad“. Aunque aún está en beta, ya se ve claramente la apuesta de Apple por un iPad más cercano al concepto de ordenador.

iPad-iOS-11

Por ejemplo, vemos que hay un dock muy parecido al de macOS y que por primera vez iOS nos permite trabajar con 2 aplicaciones al mismo tiempo, siendo iba de ellas una ventana flotante (Slide Over), tal y como estamos acostumbrados a hacerlo en un ordenador.

slideover

Lo cierto es que durante las 2 o 3 semanas que he probado iOS11, la ventana flotante ha sido más un incordio que otra cosa. Está bien en un ordenador donde sueles tener más espacio para acomodar diferentes ventanas, pero a pesar de poder moverla, es un poco molesta en un iPad de 9,7″ porque siempre está encima de otro contenido que te interesa tener a la vista. Y claro, solo sirve si la app que quieres ejecutar en una ventana flotante está entre las que tienes ancladas a tu dock (que son bastantes) o es de las últimas 3 que has usado y aparece a la derecha del dock. Si la app no está en el dock, no la puedes poner como flotante.

Otra cosa que no acabo de entender (y espero que solo sea por estar en beta) es que para tener 2 apps en pantalla con Split View, previamente hay que abrirla con Slide Over (?). Es decir, abro la primera app. Accedo al dock. Arrastro la segunda app que quiero ejecutar. La suelto. La vuelvo a seleccionar y me la llevo al lateral izquierdo. Ajusto el tamaño que cada una ocupa en pantalla. Demasiados pasos.

Por suerte iOS11 añade el nuevo AppSpaces, donde te muestra las apps que tienes abiertas, mostrando incluso las app que están usando simultáneamente con Split View.

App-Spaces-in-iOS-11-on-iPad-600x450

Personalmente tampoco me acaba de convencer AppSpaces porque me cuesta bastante identificar qué apps me muestra. Si una es Notas y la otra Safari no hay problema porque  una tiene fondo amarillo y es rápido identificarlas. Pero a veces tengo abierto Mail, Outlook y WordPress y la identificación no es tan obvia a primera vista porque las 3 tienen fondo blanco, toques azules y una estructura similar.

Pero es fácil acostumbrarse a este nuevo centro de control. Me parece una de las mejores soluciones para gestionar las apps abiertas en nuestro iPad. Quizás, los más viejos del lugar, que estamos acostumbrados a cerrar las apps porque creemos que consumen recursos y batería, debamos acostumbrarnos a dejarlas abiertas, a crearnos las combinaciones de apps que más usamos y dejarlas ahí. Yo aún no lo he conseguido 🙂

Ya hemos visto cómo ha ido evolucionando la multitarea de iOS a lo largo del tiempo y que Apple sigue experimentando buscando la mejor solución. Aún quedan unos meses hasta que iOS11 esté terminado y seguro que hay muchos cambios. Y seguro que las sucesivas versiones de iOS van siendo cada vez más diferentes en sus versiones para iPad y iPhone.

¿Quizás veamos algún día un iPadOS?

 

Haz una copia de seguridad de tus fotos de iCloud

Lo reconozco, soy un paranoico respecto a las copias de seguridad de las fotos, pero es que tengo más de 11.000 fotos que he hecho en los últimos 18 años desde que me compré mi primera cámara digital, una Sony Cybershot DSC-F1 que solo tenía 2 megapíxel y focal fija.

Guardo todas mis fotos en iCloud, tanto las hechas con el móvil como las que hago con la réflex, así que la fototeca ha ido creciendo tanto que ya hace varios años que pago 1€ al mes para poder tener 50 Gb de almacenamiento en iCloud.

Aunque los servicios de Apple son bastante seguros, no puedo evitar pensar en lo que pasaría si por cualquier razón me “desaparecieran” esas 11.000 fotos, esos recuerdos de 18 años. Así que por seguridad tengo todas mis fotos subidas también a Flickr y a Google Fotos. Y claro, todas las semanas hago una copia de seguridad de mi MacBook Air con SuperDuper.

Pero como en internet nada es eterno y puede que alguno de los servicios que utilizo acaben desapareciendo, lo mejor es tener una copia de seguridad de todas las fotos en un formato normal, que podamos manejar fácilmente e incluso llevarnos a otro sistema operativo. Así que vamos a ver cómo pasamos todas nuestras fotos de iCloud a JPEG y las guardamos en una carpeta del ordenador.

El proceso es bastante sencillo.

Entramos en Fotos de nuestro Mac. Selecciona Álbum/Todas las fotos que aparece en la columna de la izquierda. Nos mostrará todas las fotos que tenemos guardadas en iCloud.

Ahora vamos a seleccionar todas las fotos. Para ello, nos vamos a la primera foto de la fototeca y manteniendo la tecla SHIFT (⇧) pulsada, seleccionas la primera foto pulsando sobre ella con el botón izquierdo del ratón.

Sin soltar la tecla SHIFT te desplazas con el ratón hasta la última foto. Pulsa sobre la foto y verás como aparece un marco azul en todas las fotos. Ya puedes soltar SHIFT.

Una vez seleccionadas, vamos a exportarlas. En el menú de Fotos selecciona Archivo / Exportar / Exportar original sin modificar para xxxx ítems...

Captura de pantalla 2017-07-08 13.26.40

Con esto conseguiremos que Fotos nos copie todas nuestras fotos en el formato original, respetando tamaño y resolución.

A continuación nos aparecen las siguientes opciones:

Captura de pantalla 2017-07-09 11.12.45

que nos permiten poner un nombre de archivo secuencial u organizar las carpetas por el nombre del evento. Mejor dejarlas como están y pulsar Exportar para que te salga el selector de archivos y definir dónde quieres guardar las imágenes. Lo mejor es crear una nueva carpeta en el escritorio y pulsar Exportar originales.

Captura de pantalla 2017-07-09 11.14.14

Según el número de fotos que tengas, el proceso será más o menos largo. Pero al final tendrás una carpeta en tu escritorio que contendrá todas tus fotos de iCloud en formato jpeg y con sus dimensiones y resolución original.

Mi recomendación es que grabes esa carpeta en un disco duro externo o en un USB y lo guardes en lugar seguro. Si eres más paranoico que yo, te puedes llevar ese USB a otra casa y así te asegura de que un desastre no estropeará tu ordenador y las copias que tienes.

Nanotruco: Tu iPad también tiene trackpad

Una de las cosas que más rabia me da con el iPad es intentar seleccionar un texto para cortar o copiar. A veces el texto está en una zona de la pantalla “incómoda” y por mucho que aparezca la lupa, no consigo poner el cursor en el lugar preciso.

Pues hay una manera que a mi me parece más sencilla y que poca gente sabe.

Si cuando estás escribiendo un texto pulsas con 2 dedos en el teclado, verás que desaparecen todas las teclas. Si mueves ambos dedos por la pantalla del iPad podrás comprobar que se ha convertido en un trackpad gigante y el cursor se desplaza por todo el texto acompañando al moviendo de tus dedos. Ahora te será más fácil ubicarlo en la posición correcta.

13223-7820-image_large_2x-l

BONUS: Si dejas el cursor parado en un punto y mantienes los 2 dedos en el trackpad sin moverlos durante 1 segundo, verás que el cursor pasa al modo selección (salen unos círculos arriba y abajo del cursor). Ahora, al mover los dedos seleccionarás el texto.

Requiere un poco de práctica al principio, pero una vez que te acostumbras, resulta muy cómodo y práctico.

 

Instala varias cuentas de DropBox en tu Mac

logo

Utilizo mucho Dropbox. Lo uso para compartir ficheros con amigos, para tener mis archivos de trabajo disponibles desde cualquier sitio, para evitar tener que llevar un disco USB siempre en el bolsillo…

Con tanta actividad, los 2GB que te da Dropbox se acaban quedando cortos. Cierto es que si al darte de alta en DropBox, acabas el tutorial, te regalan 250MB adicionales (gracias @maeltj). Además, si ya eres usuario e invitas a alguien usando tu código de afiliado y éste acepta y se instala Dropbox, ambos conseguiréis otros 250MB (gracias @phroc). Pulsa aquí para darte de alta en Dropbox con mi código y ambos tendremos 250MB más.

Sin embargo, no es suficiente. Así que pensé que podría crear otra cuenta de Dropbox y ya de paso, poder separar las cosas personales de las profesionales. Pero lo malo es que Dropbox no lo permite. O lo configuras para una cuenta o para la otra, pero en teoría, no puedes usar ambas al tiempo. Si que se podría usar una a través del cliente normal y otra a través de la interface web (gracias @_maty), pero no es la solución más cómoda.

Así que lancé la pregunta en twitter y me aconsejaron algunas de las respuestas que os he indicado, pero todos decían que era imposible tener 2 cuentas activas en el mismo ordenador. Bueno, todos, no. @irre10 acabó llegando a la misma solución que yo y consiguió instalar 2 Dropbox con 2 cuentas diferentes en el mismo ordenador.

Veamos cómo se hace:

En primer lugar, tienes que crear una cuenta nueva en Dropbox con una dirección de correo diferente a la que ya tuvieras registrada en Dropbox. Si ya eres usuario y estás pensando “autoinvitarte” olvídalo porque Dropbox lo detecta y no te da los 250MB.

Una vez creada la cuenta, abre Terminal y teclea lo siguiente:

mkdir -p /Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/

y pulsa Intro.

Luego escribe (o mejor, cortas y pegas):

cat <<EOF >/Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/Info.plist
<?xml version="1.0" encoding="UTF-8"?>
<!DOCTYPE plist PUBLIC "-//Apple//DTD PLIST 1.0//EN" "http://www.apple.com/DTDs/PropertyList-1.0.dtd">
<plist version="1.0">
<dict>
    <key>CFBundlePackageType</key>
    <string>APPL</string>
    <key>CFBundleExecutable</key>
    <string>DropboxAltStarter</string>
    <key>LSUIElement</key>
    <string>1</string>
</dict>
</plist>
EOF

y pulsa Intro.

A continuación, debes escribir (o cortar y pegar):

cat <<EOF >/Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/DropboxAltStarter
#!/bin/bash
# Assumes you have Dropbox in /Applications
HOME=/Users/$USER/.dropbox-alt /Applications/Dropbox.app/Contents/MacOS/Dropbox
EOF

y pulsar Intro.

Por último, añade este comando:

chmod 755 /Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/DropboxAltStarter

Con esto, lo que hemos hecho ha sido crear una segunda aplicación de DropBox llamada DropboxAltStarter y ‘engañarla’ para que crea que el directorio donde almacena los fichero es otro distinto al que donde, por defecto, el DropBox original guarda los archivos.

Ahora nos queda un último paso y es indicar que DropboxAltStarter se debe ejecutar al arrancar el Mac. Para eso nos vamos a /Preferencias del Sistema/Cuentas/Arranque y pulsamos en el símbolo + que aparece baja la lista de aplicaciones.

Nos saldrá el diálogo para seleccionar la aplicación que queremos añadir. Buscamos en el directorio Applications y seleccionamos DropBoxAltStarter:

dropbox1

Pulsamos en Añadir y comprobamos que tanto Dropbox como DropboxAltStarter están en la lista de aplicaciones que se ejecutarán al arrancar nuestro Mac:

dropbox2

Ya está. Ahora sólo tienes que Reiniciar tu Mac y al arrancar te aparecerá el proceso de instalación de Dropbox. Indica que ya tienes una cuenta e introduce los datos de la cuenta nueva que has creado al principio. Al acabar el proceso, verás que aparecen 2 iconos de Dropbox, uno para cada cuenta.

Si quieres diferenciarlos, puedes ir a las preferencias de Dropbox e indicar que uno de ellos use el “estilo Leopard” que pone el icono en blanco y negro:

dropbox3

Más información en el wiki de Dropbox

Maneja tu Mac de forma remota con LogMeIn

Aprovechando las vacaciones, en las que me he ido unos días a descansar a la costa, he podido probar una utilidad a la que tenía ganas: LogMeIn.

LogMeIn nos permite acceder de forma remota y a través de Internet a otros ordenadores de una forma relativamente sencilla. Esto es muy útil si (como yo) dejas tu Mac de casa conectado siempre, ya que podrás acceder y manejarlo desde otro ordenador Mac o PC aunque estés a muchos kilómetros de tu casa.

La utilidad de este sistema es obvia ya que te permitirá conectarte a tu Mac desde casi cualquier sitio y ver cómo van esas descargas que has dejado bajando, consultar un teléfono que sólo tienes en la agenda del Mac de casa o enviarte un fichero que has olvidado llevarte al trabajo.

Por desgracia, si quieres acceder desde la oficina, hay muchas empresas que por cuestiones de seguridad tienen restringido el uso de algunos puertos de comunicaciones, lo que hará que LogMeIn no funcione. En estos casos puedes hablar con el administrador de la red, pero dudo que te lo permitan…

El sistema es un poco largo de explicar, pero es relativamente sencillo, así que vamos paso a paso.

 

Instalando LogMeIn en el ordenador que queremos controlar

En primer lugar debemos preparar el ordenador al que queremos acceder remotamente (supongamos que es nuestro Mac que tenemos en casa). Recordad que para acceder a dicho ordenador, es necesario que esté conectado a internet y conectado 🙂

LogMeIn tiene un montón de productos diferentes que permiten todo tipo de gestiones y conexiones remotas. La mayoría son bastante potentes y orientados a los administradores de red o que tienen usuarios remotos. Por suerte, tienen una versión gratuita (LogMeIn Free) que nos permite ese acceso remoto, aunque bastante limitado en opciones, pero que es más que suficiente para las necesidades de un usuario medio.

Además, verás que hay versiones tanto para Mac como Windows, permitiendo que controles un Mac desde un ordenador Windows o viceversa. Si tienes varios ordenadores en casa conectados a la red (PCs y/o Mac) podrás añadir todos a LogMeIn y acceder a ellos desde otro ordenador ya sea Mac o Windows)… Pero eso es complicar demasiado las cosas, así que en el tutorial sólo explicaremos cómo acceder a un Mac en remoto desde otro ordenador.

Empecemos. Lo primero es ir a la web de LogMeIn, al apartado correspondiente a la versión gratuita para Mac:

https://secure.logmein.com/products/free/mac/

Nos aparecerá la siguiente web:

logme2

 

Antes de descargar el software, es necesario crear una cuenta de LogMeIn. Para ello pulsamos en el enlace: haga clic aquí para crear una cuenta de LogMeIn que aparece al principio de la página.

Sólo te pide una dirección de correo y una contraseña para el servicio, además de un par de datos sobre tu país y el uso que vas a dar a LogMeIn. Recuerda los datos que introduces ya que los necesitaremos más adelante.

Al acabar, te enviará un mail a tu cuenta de correo. Pulsa sobre el enlace que aparece y te llevará a esta web:

 

logme1

 

Ahora basta pulsar en Añadir ordenador (señalado con la flecha naranja) con lo que se empezará a descargar e instalar LogMeIn Free para Mac:

logme3

 

En un momento dado de la instalación, te pedirá que introduzcas los datos de tu cuenta de LogMeIn, que son los que hemos registrado antes:

logme4

 

El último paso es poner un nombre descriptivo del ordenador en el que estamos instalando el software. Si sólo vas a controlar un ordenador, no es demasiado importante, pero si son varios, mejor que seas capaz de diferenciar uno de otro. 

En mi caso, como veis, el nombre es iMac24:

logme5

 

Una vez terminada la instalación del software, veremos que el la barra superior del Mac aparece un pequeño icono con unos circulitos (en la imagen el primero por la izquierda) que indica que LogMeIn está instalado y listo para acceder desde otro ordenador remoto. 

logme6

 

Y con esto concluimos todo lo necesario para que nuestro Mac pueda ser controlado desde un ordenador en remoto. Basta añadir que si tienes varios ordenadores en casa (o de tu familia) puedes repetir la instalación del software en todos, ya sean Mac o Windows (tendrás que usar la versión correspondiente), poniendo siempre la misma cuenta con la que te diste de alta en LogMeIn. Así cuando accedas en remoto podrás controlar cualquiera de los ordenadores que previamente hayas añadido.

Ahora prosigamos con el siguiente paso:

 

Accediendo a nuestro Mac desde un ordenador remoto

Es el momento de probar que todo funciona correctamente, así que nos ponemos con el ordenador desde el que queremos acceder a nuestro Mac en casa. En mi caso he usado el MacBook, pero también se podría hacer desde un PC.

Abrimos el navegador web y nos vamos a la web de LogMeIn:

https://secure.logmein.com/home.asp?lang=es

En la parte superior derecha nos aparece el Inicio de Sesión. Basta con introducir la dirección de correo y la contraseña con los que nos dimos de alta en el servicio.

Si es la primera vez que accedes, te aparecerá la siguiente pantalla:

logmein

Si el ordenador desde el que accedes es tuyo o lo utilizas habitualmente, te recomiendo que pulses en Instalar complemento de Mac, que es un programita que, en teoría hace que el acceso y el refresco de la pantalla sea más rápido.

Si estás en un cibercafé o en el ordenador de un amigo, mejor pulsa en Omitir instalación.

Te aparecerá una nueva pantalla con una lista de los ordenadores que has añadido y que puedes manejar en remoto:

logmein7

Pulsa en el enlace con el nombre del ordenador al que quieres acceder y aparecerá la siguiente ventana:

logmein2

ATENCION: Aquí debes introducir el nombre de usuario y la contraseña del ordenador al que estás accediendo (en este ejemplo, sería el del iMac, no el del MacBook)

Si todo va bien, en unos pocos segundos verás la siguiente pantalla:

logmein8

 

Pulsa en Control Remoto y te aparecerá la siguiente ventana:

logmein3

Pulsa en Proceder.

Si has seguido todos los pasos, en pocos segundos te aparecerá en tu navegador el escritorio de tu Mac que está en casa. Notarás que tiene menos colores y que las ventanas aparecen y se cierran muy lentas o hay un pequeño (o gran) retardo entre que pulsas el ratón y el ordenador remoto responde. No te preocupes, es normal. Ten en cuenta que toda la información de lo que aparece en pantalla se está enviando por internet y no es lo más optimo en términos de velocidad.

imac24

 

 

Conclusiones

A pesar de que no es un sistema perfecto, si que nos puede ser muy útil si nos marchamos de vacaciones y queremos acceder al ordenador de casa que hemos dejado funcionando.

En mi caso, también lo utilizo para acceder al PC de algunos familiares que requieren soporte técnico 🙂 con su Windows y así me evito algún que otro paseo o explicaciones por teléfono, ya que veo en directo lo que ocurre en su ordenador.

Y también me es muy útil para acceder desde el trabajo al Mac de casa. Cuántas veces he necesitado un fichero en el que he estado trabajando en casa y luego he olvidado llevarme al trabajo?. La verdad es que LogMeIn free no permite la transferencia de ficheros, pero gracias a DropBox, es tan sencillo como acceder al ordenador de casa y copiar el fichero que necesitas a tu dropbox. A los pocos segundos ya lo puedes recuperar desde el ordenador de la oficina.

En fin, como podéis ver tiene muchos usos y seguro que os soluciona más de un problema como a mi.

 

 

Sólo para fanáticos de las presentaciones con Keynote

Leyendo MacOSXhints he descubierto una cosa que no sabía de Keynote y es que si cuando estamos ejecutando una presentación pulsamos la tecla “?“, nos aparece una pequeña pantalla de ayuda con una serie de teclas que pueden ser usadas durante la presentación.

keynote

Las primeras son bastante obvias y nos indican qué teclas debemos pulsar para movernos por la presentación. Por cierto, si eres de los afortunados que tienes un Mac que incluía el mando a distancia, te recuerdo que lo puedes usar también en Keynote. Tu audiencia alucinará 🙂

Sin embargo, hay algunas bastante interesantes, como la B, que permite pausar la presentación y poner la pantalla en negro, lo que puede ser adecuado para evitar que tu audiencia se distraiga con la diapo que hay en pantalla mientras tú quieres explicar algo en profundidad.

Otras muy interesantes son U y D con las que podrás desplazarte arriba y abajo por las notas del presentador. O que al pulsar un número te vayas directamente a esa diapo en el selector de diapositivas.

Lo dicho, muy interesante para fanáticos de Keynote.

DropBox y olvida tus discos USB

Hace algunos días que vengo usando DropBox para almacenar algunos de los archivos en los que tengo que trabajar desde la oficina y desde casa. Para aquellos que no lo sepáis, DropBox es una especie de disco virtual que almacena en internet nuestros ficheros de tal forma que estén disponibles allá donde tengamos conexión a la red.

Dicho de otra forma, es como un disco USB, pero con la ventaja de que es imposible que nos lo dejemos olvidado en la oficina 🙂

DropBox te permite almacenar gratuitamente hasta 2 Gb de datos y está disponible para Mac, Windows, Linux y por web, lo que hace muy cómodo su uso tanto profesional como personal, para aquellos que uséis sistemas distintos en casa y en el trabajo.

Pero para mi, lo mejor de DropBox es que al descargarte el software en tu ordenador e instalarlo, te crea una unidad virtual en el Finder del Mac y a partir de ese momento puedes usarlo como una unidad más de tu ordenador, pudiendo arrastrar los archivos directamente hasta allí y el software se ocupará de subirlos a internet de forma totalmente transparente para el usuario. Una gozada!

Tiene otras funcionalidades interesantes, como permitir hacer algunas carpetas públicas e invitar a otros colaboradores a que accedan a ellas, lo que es muy útil cuando hay varias personas trabajando en el mismo proyecto o que quieren tener acceso a la última versión del documento.

En definitiva, una herramienta muy útil y absolutamente recomendable. Personalmente, hace días que no uso mis discos USB.

Enlace: DropBox