Nanotruco: Tu iPad también tiene trackpad

Una de las cosas que más rabia me da con el iPad es intentar seleccionar un texto para cortar o copiar. A veces el texto está en una zona de la pantalla “incómoda” y por mucho que aparezca la lupa, no consigo poner el cursor en el lugar preciso.

Pues hay una manera que a mi me parece más sencilla y que poca gente sabe.

Si cuando estás escribiendo un texto pulsas con 2 dedos en el teclado, verás que desaparecen todas las teclas. Si mueves ambos dedos por la pantalla del iPad podrás comprobar que se ha convertido en un trackpad gigante y el cursor se desplaza por todo el texto acompañando al moviendo de tus dedos. Ahora te será más fácil ubicarlo en la posición correcta.

13223-7820-image_large_2x-l

BONUS: Si dejas el cursor parado en un punto y mantienes los 2 dedos en el trackpad sin moverlos durante 1 segundo, verás que el cursor pasa al modo selección (salen unos círculos arriba y abajo del cursor). Ahora, al mover los dedos seleccionarás el texto.

Requiere un poco de práctica al principio, pero una vez que te acostumbras, resulta muy cómodo y práctico.

 

Cómo actualizar un ordenador antiguo a macOS Sierra

Lo he vivido en mis propias carnes. El disco SSD del MacBook Pro 15.4″ de 2010 se estropeó y hubo que cambiarlo por uno nuevo. Sin copia de seguridad, lo más efectivo era reinstalar con los discos originales e ir actualizando hasta macOS Sierra.

Macbook pro open
MacBook Pro enseñando las tripas

La teoría es sencilla, pero la realidad es otra. Los discos originales del MacBook Pro tienen macOS 10.6 Snow Leopard y esa versión ni siquiera daba la posibilidad de actualizar el sistema operativo a través de la App Store, sino que había que hacerlo con la opción “Actualización de software” (os acordáis?)

Usando dicha opción y tras sucesivas actualizaciones podemos llegar hasta la versión 10.6.8, a partir de la cual ya se puede actualizar con la AppStore. Pero cosas de Apple, al ir a actualizar directamente a Sierra te obliga a que como mínimo tengas macOS 10.7.5 Lion instalado:

sierra

Esto no debería ser un problema, pero es imposible encontrar las versiones anteriores del sistema operativo de Apple. Ni Lion, ni Mavericks, ni Yosemite, ni El Capitán… nada, solo aparece macOS Sierra. Y entonces ¿qué hacemos?

Pues después de mucho buscar, hemos encontrado un artículo en la web de soporte de Apple en la que nos indica que podemos ir a la opción “Comprado” de la AppStore y allí aparecen los sistemas operativos que fuimos actualizando en el pasado. La mejor opción es descargarse directamente El Capitán.

sierra2

Tras bajarse los más de 6 Gb que ocupa, el proceso de actualización a macOS El Capitán se inicia automáticamente:

elcapitan

Una vez terminado, ya puedes ir a la AppStore y actualizar a macOS Sierra sin ningún problema, siempre y cuando tu Mac cumpla los requisitos para ejecutar Sierra.

Y después te bajas SuperDuper y haces una copia de seguridad de tu disco duro para evitar tener que volver a repetir este tedioso proceso.

8 años después….

Hace unos días encontré un post-it donde tenía apuntadas las claves para administrar el blog. Llevaba unos 3 o 4 años sin entrar y me llevé una agradable sorpresa al ver que, a pesar de llevar 8 años sin actualizar, todavía recibe más de 3.000 visitas al mes! Habrá que dar las gracias al algoritmo de Google y a vosotros por seguir acudiendo a un blog donde el contenido está más que obsoleto.

Ha pasado mucho tiempo desde que cerré el blog. Mi iPhone original fue sustituido por un iPhone 4 y posteriormente por un iPhone 6. Mi MacBook de plástico negro se convirtió en un MacBook Pro de 15″ y luego en un MacBook Air. Y apareció el iPad, que en aquella época ni existía. Y el AppleTV y el Watch… Por no hablar de los diferentes sistemas operativos de Apple o de la revolución que ha supuesto la AppStore.

Ahora veo capturas de pantalla de hace 7 años y me doy cuenta de cómo ha evolucionado todo.

original-ipad-2-800x523

Y yo también he evolucionado (más bien envejecido) y de repente, me vuelven las ganas de escribir. No sé de qué temática, ni con qué objetivo, pero este blog siempre ha sido así: muy personal. Y espero que lo siga siendo. Ya me lo diréis vosotros 🙂

Para empezar, tema nuevo, más moderno. Y vuelvo a abrir los comentarios!

 

THE END. Muchas gracias a todos

Este es mi último artículo del blog. Algún día tenía que llegar este momento.

Llevo casi 2 años y medio escribiendo pero reconozco que ya no tengo tiempo, ni demasiadas ganas para seguir haciendo tutoriales. Apenas 2 artículos en el último mes y medio es demasiado poco incluso para mi 🙂

Dejaré los artículos, pero cerraré los comentarios en unos días porque no quiero que los lectores pregunten y no obtengan respuesta.

Gracias a todos por leerme, por vuestros comentarios, por vuestro apoyo. Y a los amigos que he hecho gracias al blog… pues nos seguimos viendo en twitter!

Gracias!

 

Aprende un poco de UNIX para manejar la Terminal de Mac OSX

Supongo que a estas alturas, la mayoría sabéis que Mac OSX es un sistema operativo cuyo interface gráfico se ejecuta sobre una versión de UNIX llamada FreeBSD. Para que lo entendáis, es como las versiones antiguas de Windows, que se ejecutaban sobre MS-DOS. Es decir, tenemos una parte básica del sistema operativo que se encarga de las operaciones a bajo nivel y una capa gráfica basada en ventanas que es mucho más amigable para el usuario.

Esto es una herencia de cuando Apple compró NeXT (la empresa que creó Jobs al ser expulsado de Apple) y que propició el regreso de Steve a la marca de la manzana. En ese momento se decidió que NextStep, el sistema operativo de NeXT basado en el kernel Mach y BSD fuera a su vez la base sobre la que desarrollar el sistema operativo de nuestros Macs actuales.

Queda fuera del objetivo de este artículo (y de mis conocimientos :)) explicar mucho más de sistemas operativos, pero creía necesaria la introducción para comprender lo que viene a continuación. Muchos de nosotros empezamos manejando ordenadores a base de teclear distintos valores en determinadas direcciones de memoria (como el ‘POKEBasic’ del Commodore 64), mientras que otros habéis “nacido” manejando un ordenador basado en ventanas.

Seguro que unos y otros habéis leído artículos que hablan de introducir tal o cual comando en la Terminal de Mac OSX. Los más valientes incluso habréis copiado la linea incomprensible de caracteres y pulsado Intro con un cierto miedo a ver qué pasaba…

Así que he pensado que no estaría mal escribir un pequeño artículo para explicar qué es la Terminal y algunos comandos básicos para que el menos podáis ver como funciona y que hay otra forma de manejar vuestros Macs. No sé yo si os será útil en algún momento, pero el saber no ocupa lugar 🙂

La Terminal

Antiguamente (vamos, hace más de 25 años) no había entornos gráficos en los ordenadores domésticos (Mac OS nació en 1984 y Windows 1.0 data de 1985), así que los ordenadores se manejaban a través del teclado y había que recordar multitud de comandos, cada uno con una función específica y un montón de modificadores que permitían especificar acciones determinadas de un comando. Así, para ver los ficheros que contenía un disco, en MS-DOS debíamos escribir DIR y pulsar Intro. Prehistórico verdad, verdad? 🙂

Pues la Terminal de nuestros Macs no es más que eso: un vestigio del pasado. Una forma de ejecutar comandos en nuestro Mac a base de escribir instrucciones que el sistema operativo interpreta y ejecuta.

En el caso de Mac OSX, abrir la Terminal significa lidiar con UNIX y conocer sus comandos específicos, de los que veremos algunos más adelante.

Como somos unos valientes, ejecutemos Terminal. Está en Aplicaciones/Utilidades o lo puedes buscar en Spotlight.

Nos aparecerá una pequeña ventana como esta:

term1

El texto “iMac:~ algernon$” nos indica que estamos en un ordenador que se llama iMac y que nuestro nombre de usuario en dicho ordenador es algernon. El símbolo ‘$‘ es sólo el indicador de que está esperando que tecleemos un comando. Para los que vengáis de MS-DOS, es lo mismo que el C:\>

Antes de explicar ningún comando, os diré cómo salir de la Terminal: teclea exit, pulsa Intro y cierra la ventana.

Ahora, veamos algunos comandos:

clear (limpiar ventana)

Aunque no es el más importante, he decidido que sea el primero porque cuando usemos otros comandos, la ventana se llenará de texto y lo hará más complicado. Basta teclear clear y pulsar Intro para que se borre todo.

ls (mostrar archivos)

El equivalente del DIR en MS-DOS. Nos muestra todos los archivos que hay en el directorio actual. Y cuando digo archivos, también incluyo directorios. Veamos un ejemplo:

term2

En la captura anterior, me está mostrando los archivos que tengo en mi Mac. Si os fijáis, son los mismos que aparecen en el Finder. Lo malo es que así no diferenciamos cuáles son ficheros normales y cuáles directorios, así que mejor usar una opción del comando ls:

ls -l (mostrar archivos en formato largo)

Teclea ls -l y pulsa Intro. Verás que aparece los siguiente:

term3

Eso de drwxr-xr-x nos debe sonar a ‘chino’, pero es fácil. La d al principio indica que es un directorio. Si es un fichero, en ese lugar aparecería un guión .

Los siguientes caracteres son los permisos de dicho archivo. Están en grupos de 3: rwx  r-x  r-x y son respectivamente, los permisos que tiene el dueño sobre ese archivo, los permisos del grupo y los del resto de usuarios. r significa que se puede leer (read), w que se puede escribir o modificar (write) y x que se puede executar (eXecute). Así que cuando hablamos de “reparar permisos” con utilidad de disco, nos referimos a estos permisos, ya que por distintas causas (como al instalar un programa nuevo), se pueden modificar y provocar fallos.

El siguiente número indica el número de directorios contenidos en el directorio, luego nos indica quién es el dueño del archivo y a qué grupo pertenece (algernon, staff) el número de bloques que ocupa el archivo, la fecha y por último, el nombre del fichero o directorio.

Aún así, con ls -l no podemos ver todos los ficheros que hay en el directorio, porque no muestra los ocultos. Para ello debemos usar:

ls -la (mostrar todos los ficheros en formato largo)

y nos aparecerá lo siguiente:

term4

Como podréis observar, los archivos que habitualmente están ocultos son los que empiezan con un punto.

Ahora veamos cómo movernos por los directorios.

cd nombrededirectorio (cambiar de directorio)

Elegid uno de los directorios, por ejemplo Library y escribe cd Library (ojo, que hay que respetar mayúsculas/minúculas). Verás que el prompt del sistema nos muestra en el directorio en el que estamos:

term5

Ahora puedes introducir ls -l para ver los archivos que hay en ese directorio. Para “subir” un nivel e ir al directorio anterior, basta con que teclees cd ..

Ahora que ya sabes moverte por los directorios y ver los archivos que contienen, veamos otros comandos:

cal (calendario)

Muestra el calendario del mes en curso

term6

Ping direcciónIP (hacer un ping a una IP)

Quizá alguna vez hayas tenido que hacer un ping a una IP para ver si un servidor estaba respondiendo. En UNIX es tan fácil como teclear ping, seguido de la dirección IP a comprobar:

Pulsa Ctrl-C para dejar de hacer ping y volver al prompt del sistema

term7

top

Muestra información sobre los procesos que se están ejecutando en nuestro Mac, así como información sobre la memoria, discos, red, etc. (pulsa q para salir)

term10

Hay cientos de comandos y no los podemos explicar todos aquí. Os dejo al final del artículo una serie de enlaces de referencia para que sigáis profundizando. Recordad que desde la línea de comandos se puede hacer de todo, incluido borrar ficheros y cargarte por completo tu disco duro, así que tened cuidad. Por si acaso, si tienes alguna duda con el formato o qué hace algún comando, siempre puedes usar:

man comando (manual)

Que te mostrará el manual con la descripción y opciones que permite el comando que hayas especificado:

term9

Otros sitios donde encontrar más información de sobre la terminal y comandos UNIX:

Apple Reference: Mac OSX Manual Pages

Lista de comando UNIX

Tutorial de la Terminal de Facilware

El terminal, esa temida y desconocida herramienta

Instala varias cuentas de DropBox en tu Mac

logo

Utilizo mucho Dropbox. Lo uso para compartir ficheros con amigos, para tener mis archivos de trabajo disponibles desde cualquier sitio, para evitar tener que llevar un disco USB siempre en el bolsillo…

Con tanta actividad, los 2GB que te da Dropbox se acaban quedando cortos. Cierto es que si al darte de alta en DropBox, acabas el tutorial, te regalan 250MB adicionales (gracias @maeltj). Además, si ya eres usuario e invitas a alguien usando tu código de afiliado y éste acepta y se instala Dropbox, ambos conseguiréis otros 250MB (gracias @phroc). Pulsa aquí para darte de alta en Dropbox con mi código y ambos tendremos 250MB más.

Sin embargo, no es suficiente. Así que pensé que podría crear otra cuenta de Dropbox y ya de paso, poder separar las cosas personales de las profesionales. Pero lo malo es que Dropbox no lo permite. O lo configuras para una cuenta o para la otra, pero en teoría, no puedes usar ambas al tiempo. Si que se podría usar una a través del cliente normal y otra a través de la interface web (gracias @_maty), pero no es la solución más cómoda.

Así que lancé la pregunta en twitter y me aconsejaron algunas de las respuestas que os he indicado, pero todos decían que era imposible tener 2 cuentas activas en el mismo ordenador. Bueno, todos, no. @irre10 acabó llegando a la misma solución que yo y consiguió instalar 2 Dropbox con 2 cuentas diferentes en el mismo ordenador.

Veamos cómo se hace:

En primer lugar, tienes que crear una cuenta nueva en Dropbox con una dirección de correo diferente a la que ya tuvieras registrada en Dropbox. Si ya eres usuario y estás pensando “autoinvitarte” olvídalo porque Dropbox lo detecta y no te da los 250MB.

Una vez creada la cuenta, abre Terminal y teclea lo siguiente:

mkdir -p /Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/

y pulsa Intro.

Luego escribe (o mejor, cortas y pegas):

cat <<EOF >/Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/Info.plist
<?xml version="1.0" encoding="UTF-8"?>
<!DOCTYPE plist PUBLIC "-//Apple//DTD PLIST 1.0//EN" "http://www.apple.com/DTDs/PropertyList-1.0.dtd">
<plist version="1.0">
<dict>
    <key>CFBundlePackageType</key>
    <string>APPL</string>
    <key>CFBundleExecutable</key>
    <string>DropboxAltStarter</string>
    <key>LSUIElement</key>
    <string>1</string>
</dict>
</plist>
EOF

y pulsa Intro.

A continuación, debes escribir (o cortar y pegar):

cat <<EOF >/Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/DropboxAltStarter
#!/bin/bash
# Assumes you have Dropbox in /Applications
HOME=/Users/$USER/.dropbox-alt /Applications/Dropbox.app/Contents/MacOS/Dropbox
EOF

y pulsar Intro.

Por último, añade este comando:

chmod 755 /Users/$USER/Applications/DropboxAltStarter.app/Contents/MacOS/DropboxAltStarter

Con esto, lo que hemos hecho ha sido crear una segunda aplicación de DropBox llamada DropboxAltStarter y ‘engañarla’ para que crea que el directorio donde almacena los fichero es otro distinto al que donde, por defecto, el DropBox original guarda los archivos.

Ahora nos queda un último paso y es indicar que DropboxAltStarter se debe ejecutar al arrancar el Mac. Para eso nos vamos a /Preferencias del Sistema/Cuentas/Arranque y pulsamos en el símbolo + que aparece baja la lista de aplicaciones.

Nos saldrá el diálogo para seleccionar la aplicación que queremos añadir. Buscamos en el directorio Applications y seleccionamos DropBoxAltStarter:

dropbox1

Pulsamos en Añadir y comprobamos que tanto Dropbox como DropboxAltStarter están en la lista de aplicaciones que se ejecutarán al arrancar nuestro Mac:

dropbox2

Ya está. Ahora sólo tienes que Reiniciar tu Mac y al arrancar te aparecerá el proceso de instalación de Dropbox. Indica que ya tienes una cuenta e introduce los datos de la cuenta nueva que has creado al principio. Al acabar el proceso, verás que aparecen 2 iconos de Dropbox, uno para cada cuenta.

Si quieres diferenciarlos, puedes ir a las preferencias de Dropbox e indicar que uno de ellos use el “estilo Leopard” que pone el icono en blanco y negro:

dropbox3

Más información en el wiki de Dropbox

Activa la lectura/escritura de discos NTFS en Snow Leopard

Navegando por los foros de MacRumors, me he encontrado un post muy interesante que habla del uso del sistema de ficheros NTFS que incluye Snow Leopard.

NTFS es el sistema de ficheros que se usa en Windows, así que los que tengáis alguna versión de del sistema operativo de Microsoft instalada en vuestro Mac con BootCamp, ya sabréis que podéis leer los fichero que hay en la partición Windows, pero no escribir ni modificar. Puede que también os haya pasado con disco duros externos, que normalmente vienen formateados en NTFS y tenemos el mismo problema para escribir en ellos.

ntfs1

Hasta Snow Leopard, podíamos usar Paragon NTFS for Mac para escribir en discos formateados en NTFS, pero es comercial y cuesta USD $19.95.

Sin embargo, las primeras betas de Snow Leopard incluían soporte de lectura/escritura en NTFS, pero sin saber muy bien la razón, desapareció en la versión final.

En el post de MacRumors, explican que el soporte NTFS sigue existiendo en Snow Leopard y la forma de activarlo es “relativamente” sencilla. Recuerda que si tienes instalado Paragon NTFS u otra aplicación similar, tienes que desactivarla primero.

Abrimos la Terminal (/Aplicaciones/Utilidades o busca en Spotlight) y teclea:

diskutil info /Volumes/volume_name, siendo volume_name el nombre del disco NTFS, por ejemplo, si lo quieres hacer con el disco de BootCamp, teclea:

diskutil info /Volumes/Untitled

Verás que te aparece un montón de información. Busca el Volume UUID y copia todos los números:

ntfs2

Ahora escribe en la teminal lo siguiente:

sudo nano /etc/fstab

lo que hará que se abra un pequeño editor de textos para modificar el fichero /etc/fstab.

En el editor, escribe UUID=(volume UUID) none ntfs rw sustituyendo (volumen UUID) por la lista de número que has copiado antes. Quedaría así:

ntfs3

Para guardar el fichero pulsa Ctrl-X y luego Y y luego Intro, con lo que volveremos al prompt del sistema.

Apaga y enciende el ordenador y a partir de ese momento, Snow Leopard te permitirá leer y escribir en el disco NTFS que has modificado.

También he leído en Applesfera que hay una aplicación llamada NTFS Mounter que facilita el proceso, así que si no os atrevéis con la Terminal, esa también puede ser una buena opción.