Cómo solucionar problemas en la batería de tu MacBook

Mi Macbook (del 2007) está casi siempre conectado a la red eléctrica así que una vez al mes, más o menos, dedico un día a calibrar la batería para que esté en buen estado. Casi hace 2 años que la batería original del MacBook se me estropeó, así que la batería de sustitución tiene 23 meses y aún me da 3 horas de autonomía.

Sin embargo, este fin de semana, tras descargar la batería y volverla a cargar, me apareció un mensaje diciendo que tenía que reparar la batería (no caí en la cuenta de capturar la imagen) y a pesar de llevar 5 horas conectado, el piloto del Magsafe seguía en naranja, indicando que aún estaba cargando:

bateria

(Gracias a José Luis Colmena por la imagen, que tuvo el mismo problema que yo, pero él si la capturó 🙂 )

No quise darle mucha importancia, así que desconecté el Mac de la corriente y ya está. Pero hoy al encender el Mac conectado a la corriente, me aparecía el texto de “calculando…” al lado de la batería y el piloto del Magsafe seguía en naranja.

Por si no lo sabéis, los Mac tienen un controlador de gestión del sistema llamado SMC (System Management Controller) que se encargar de administrar la energía del ordenador. Así que pensé que los problemas podrían venir de ahí. Existe una forma de reiniciar dicho controlador, lo que en la mayoría de los casos, suele solucionar los problemas.

Este sistema varía según el modelo de Macbook. En mi caso particular, es tan sencillo como apagar el portátil, desconectar todos periféricos conectados al ordenador y el adaptador de corriente y quitar la batería. Luego pulsamos el botón de encendido durante 5 segundos y volvemos a instalar la batería y conectar todos los dispositivos.

Gracias a este sistema, mi MacBook ya reconoce la carga de la batería y vuelve a funcionar correctamente.

Si tienes otro MacBook (o Air o Pro) más moderno o quieres saber más del SMC, te recomiendo que leas la nota de soporte de Apple. Seguro que en algún momento te puede ser útil.

Más información en Apple: Reestablecimiento del controlador de gestión del sistema (SMC)

Me he comprado el teclado de Apple para mi MacBook

keyboard.jpg

Y estoy encantado! Aparte de que estéticamente es una pasada y muy cómodo para escribir, me gustaban una serie de cosas que finalmente han hecho que me lo comprara:

La primera razón es que me gustan los teclados grandes y separados del ordenador. Esto es, que lo pueda colocar a mi gusto sin que eso implique que tenga que mover la pantalla, como ocurre con todos los portátiles.

La segunda razón es que como no existe ningún tipo de dock station para los MacBook, cada vez que quería llevarme el portátil tenía que andar desconectando el ratón USB y el concentrador USB al que tengo conectado el lector de tarjetas y un disco duro externo. Ahora tengo ambos conectados a los 2 puertos USB que incluye el teclado y aunque sigo teniendo que desconectar el teclado del MacBook, está todo un poco más ordenado y se me lían menos los cables.

Luego me ha gustado que tiene algunas teclas de función que no tenía en mi MacBook, como són la de Dashboard, Exposé o las teclas de reproducción multimedia, gracias a las cuales ya no tengo que dejar el teclado para avanzar o retroceder de canción cuando estoy trabajando con otro programa. Además también tiene una tecla ‘delete’ como en los teclado de PC y aunque ya me había acostumbrado a lo de [fn+<–] pues nunca viene mal.

Lo dicho, que estoy encantado con mi nueva adquisición y que al final acabaré comprando un monitor externo para el MacBook… tiempo al tiempo 🙂

 

A la porra la batería del MacBook!

Llego después de 3 semanas de vacaciones y me encuentro con la ingrata sorpresa de que la batería del MacBook ha dejado de funcionar:

bateria.jpg

No hay forma de que el MacBook la reconozca… y ya he intentado de todo: sacar la batería y volverla a poner (esto siempre suele funcionar con las cosas electrónicas ;-), esperar a que se calentara hasta temperatura ambiente, dejar el MacBook conectado a la alimentación eléctrica toda la noche, reiniciar la PMU… incluso, y sin que sirva de precedente ;-), he ido a las páginas de Soporte de Apple para buscar la solución a mi problema.

Al final encontré un artículo, donde se explica que si tienes el mismo problema que yo, debes quitar y poner la batería (sabía yo que esto era “ingeniería fina”), actualizar el sistema operativo (el mío lo está) o resetear la PMU…

Ni por esas… sigue sin funcionar… Así que sólo queda el último paso que indican en el artículo y es llamar a Apple mañana lunes (sólo atienden entre semana, se ve que los fines de semana los Mac no se estropean :-?)

Por lo que he leído en diversas webs, me temo que no hay más solución que cambiar la batería. Sólo espero que me la cambien gratis, ya que mi MacBook tiene casi 1 año y 5 meses y no tengo AppleCare ni nada. La verdad es que tengo decenas de gadgets que funcionan con batería y nunca me había pasado nada parecido.

Ya os contaré…

ACTUALIZACION: He seguido buscando y encuentro que Apple tiene un programa de Actualización de baterías para el MacBook y MacBook Pro. La mía cumple con los requisitos, así que mañana nos iremos a un distribuidor autorizado a ver si la cambian…

2º ACTUALIZACION: 😦 A pesar que en la web de Apple dice bien claro que “si el Proveedor de Servicios (y he ido a uno de los que aparece en su listado) o la propia Apple determina que la batería tiene derecho a ser reemplazada, recibirás una gratis, incluso si tu MacBook está fuera de garantía”… pues a mi no me han hecho ni caso y me han dicho que al estar fuera de garantía, sólo la puedo reclamar a Apple… Así que mañana martes toca volver a llamar a Apple. Por si acaso, hoy he vuelto a intentarlo poniendo y quitando la batería un par de veces :o). Nada, sigue sin funcionar… Si esto sigue así, mañana intentaremos la técnica de los “golpecitos en la pantalla” :o)

3ª ACTUALIZACION: A las 48h. de llamar al soporte técnico de Apple, me llegó una batería nueva en casa. PERFECTO!

MacBook de 40″!!!

No, no es ningún rumor, ni os esperéis un fake pero es que no he podido evitar el titular ‘sensacionalista‘. Sin embargo, la explicación es muy simple: he conectado el MacBook a la tele de 40″

img_9073.jpg

Todo empezó por que alguna vez he tenido la necesidad de conectar el Macbook a un proyector o monitor externo, pero no tenía el adaptador correspondiente. El MacBook tiene una salida de video MiniDVI y la mayor parte de proyectores son VGA, así que es necesario comprar un cable adicional. Es relativamente fácil de encontrar en las tiendas que venden productos de Mac o en la web de Apple.

Cuando fuí a comprarlo, vi que había otros conectores con salidas DVI o video compuesto/S-video, lo que me permitiría conectarlo a la SONY de 40″ y reirme del Cinema Display que “sólo” tiene 30″ :o)

Como la tele tiene tanto entradas de HDMI como S-Video, podría haberme comprado cualquiera de los 2 adaptadores (el precio es el mismo: 19 €). A pesar de que la calidad de la combinación DVI-HDMI debería ser mejor que la opción de usar la entrada de video compuesto, tambien es cierto que los cables DV-HDMI son bastante más caros. Así que como sólo lo quiero para juguetear y no me importa demasiado la calidad de la imagen, opté por la opción más barata.

Podéis juzgar los resultados por vosotros mismos…

Atajos de teclado para Mac OSX

Curioseando por la web de Apple me he encontrado una lista de atajos de teclado para Mac OSX. Me ha sorprendido ver que falta alguno, como pulsar <alt> al arrancar para que te muestre las unidades desde la que puedes iniciar el sistema, pero en cualquier caso es muy útil y completa.

Para aquellos que no se os dé muy bien en inglés, podéis encontrar una traducción en Applesfera.

Por cierto, yo suelo usar habitualmente un truquillo con mi MacBook que tampoco he visto documentado en muchos sitios. Si mientras mantienes pulsada la tecla <ctrl> haces scroll hacia arriba con la ruedita del ratón, te hace un ampliación de la pantalla. Al contrario, haciendo scroll hacia abajo con la rueda del ratón, te reduce la pantalla.

También lo puedes hacer con el trackpad, pero en este caso, deslizando los 2 dedos hacia arriba o hacia abajo mientras mantienes pulsada la tecla <ctrl>

Funciona también en los MacBook Pro e iMac.

Guía para cambiar el disco duro a un MacBook

Con motivo del artículo anterior ‘Cambiando el disco duro del MacBook‘ me han llegado varias consultas para saber cómo se instala un disco de mayor capacidad.
Así que en lugar de contestar uno a uno, he decidido escribir esta guía que sirva de referencia a los que quieran aumentar la capacidad de almacenamiento de su MacBook.

Aunque el proceso es bastante sencillo, se requieren unos mínimos conocimientos de software y hardware. En cualquier caso, NO ME RESPONSABILIZO de los problemas que puedan surgir. También es importante saber que este procedimiento NO anula la garantía de Apple.

Lo primero que hay que hacer es comprar un disco duro. Mi recomendación es que compres un disco externo de los que se conectan al Mac por USB o Firewire. La diferencia de precio con un disco sin caja no es mucha y al menos así podrás aprovechar el disco que actualmente tiene tu Mac.
Deberías asegurarte que el disco que compras tiene interface SATA o de lo contrario, no servirá para tu MacBook. En mi post anterior encontrarás más información al respecto.

Una vez que tengas tu disco duro externo y las herramientas básicas (un destornillador pequeño de estrella y una llave torx del número 8), podemos comenzar. El primer paso es hacer una copia del disco duro de MacBook en el disco externo y así te librarás de la tediosa tarea de tener que reinstalar el sistema operativo y todos tus programas y archivos en el nuevo disco duro. Mi programa favorito es SuperDuper! ya que además de ser gratuito, hace copias idénticas (incluído auto-arranque) del disco duro. Puedes descargarlo de su web:
(http://www.shirt-pocket.com/SuperDuper/SuperDuperDescription.html)

Sigue leyendo

Cambiando el disco duro del MacBook

Scorpio HD

A pesar de tener sólo un año, el disco duro de 80 Gb del MacBook se me estaba quedando pequeño. Entre las canciones del iPod, las fotos (hago muchas, pero que muchas fotos…), Parallels, Windows, etc… veía que se iba a llenar en pocas semanas.

Inicialmente pensé en comprar un disco externo, pero vi que era relativamente fácil abrir el MacBook y cambiarle el disco duro, así que pensé en sustituirlo por otro de mayor tamaño y no tener que ir más cargado cuando voy de viaje.

Aún así, seguí mirando discos externos para poder poner en la caja externa el disco de 80 Gb que tenía el Mac en ese momento. Lo malo es que la mayoría de los discos externos no dan ningún tipo de información en la caja del tipo de interface que lleva el disco internamente. Para el que no lo sepa, los MacBook llevan interface SATA y esto es fundamental ya que no te servirá ningún otro tipo de disco.

Respecto al factor de tamaño, es obvio, pero por si acaso, debe ser de 2.5″…Después de varias visitas a tiendas de informática, grandes almacenes y varios dependientes que me miraban con cara rara cuando les preguntaba que “si sabían si el disco duro era SATA” ;o) encontré el nuevo LaCie Porsche de 250 Gb. Sabía que los discos de más de 160Gb son todos SATA, pero por si acaso, me aseguré que lo podía devolver… es lo menos cuando te gastas 179 € !

Vaya sorpresa me llevé al abrirlo en casa y ver que además de ser SATA, el disco en cuestión era un Western Digital Scorpio… que va como un tiro de rápido!

Sólo lo he utilizado unos pocos días, pero se nota perfectamente el incremento de velocidad al ejecutar los programas o la mejora de rendimiento al usar aplicaciones que hacen un uso más intesivo del disco duro.

Respecto a la temperatura es difícil ser objetivo teniendo en cuenta la ola de calor que estamos sufriendo en España y que el MacBook está caliente sin necesidad de encenderlo 🙂 pero usando CoreDuoTemp la lectura que da es de 57 grados (la temperatura ambiente esta noche es de 30 grados!!). Podéis compararla con vuestros sistemas y enviarme vuestras lecturas para hacer una pequeña comparativa.

Y por último la batería. Tampoco se nota demasiado, pero cierto es que normalmente cuando lo uso con batería es sólo para navegar por internet o escribir este blog, situaciones ambas que no consumen mucha energía ni usan demasiado el disco duro.

Conclusión: que por el momento ninguna pega, pero si mejora en velocidad y por supuesto 2 veces más de almacenamiento que los 80 Gb que tenía antes.

Por cierto, si quieres hacer lo mismo, he escrito una pequeña guía sobre cómo cambiar el disco duro de tu MacBook.